Estrategia Nacional de Educación Financiera

La Estrategia Nacional de Educación Financiera (ENEF) es una iniciativa a nivel país, en la que diferentes instituciones de gobierno acuerdan trabajar en favor del bienestar financiero de la población. Es también un mecanismo que visibiliza la importancia de la temática, traza un rumbo y establece prioridades.

Educación Financiera

Educación Financiera es el proceso por el cual la población adquiere conocimientos y desarrolla habilidades y actitudes en el uso adecuado de sus finanzas personales y/o empresariales, permitiendo construir bases sólidas y de confianza, con el propósito de tomar decisiones adecuadas y contribuyendo a mejorar su bienestar social y financiero.

Indicadores ENEF

Indicadores globales

Capacidad para acceder a los productos y servicios financieros, considerando posibles barreras (asimetrías de información, proximidad física, costo, entre otros).

Indicadores Globales

Nivel de educación financiera en El Salvador.

%

Año 2016

Nivel de Educación por Departamentos

%

Cabañas

%

Morazán

%

Chalatenango

%

La Unión

Nivel de educación financiera en la zona rural y en la población con niveles de pobreza alta y severa.

%

Zona Rural

%

Pobreza Alta

%

Pobreza Severa

Fuente:

Encuesta Nacional de Capacidades Financieras

Estrategias complementarias

Estrategias complementarias

Número de actores claves que se suman a la Semana Mundial del Ahorro o a otras iniciativas de promoción.

Año 2019

Fuente:

Referencia reporte Global Money Week

Número de iniciativas de educación financiera identificadas.

Año 2018

Fuente:

Investigación de Iniciativas de Educación Financiera en El Salvador

Temas transversales

Temas transversales

%

Porcentaje de adultos que «NO SABE» a donde acudir si su reclamo no es atendido en primera instancia en la institución donde pertenece.

%

Porcentaje de adultos que ante una insatisfacción con algún producto o servicios financiero realizan un reclamo ante la entidad pertinente.

%

Porcentaje de adultos que «NO SABE» a donde acudir si su reclamo no es atendido en primera instancia en la institución donde pertenece.

%

Porcentaje de personas que conocen el monto de la garantía, es decir, la cantidad de dinero cubierta en caso de un cierre de un banco.

%

Porcentaje de adultos que «NO CONOCE» por lo menos dos productos de ahorro o inversión para el momento de su retiro.

%

Porcentaje de personas que describió lo que es un corresponsal financiero.

Año 2016

Fuente:

Encuesta Nacional de Capacidades Financieras

Comunidad educativa

Comunidad educativa

Número de docentes formados en educación financiera.

Año 2019

Fuente:

MINEDUCYT-BCR

Número de iniciativas en EF dirigidas a niños y jóvenes.

Año 2018

Fuente:

Iniciativas de Educación Financiera en El Salvador

Emprendedores y empresarias MYPE

Emprendedores y empresarias de las MYPE

Número de programas de gestión empresarial que han incorporado competencias financieras.

Año 2020

Fuente:

BANDESAL estadisticas Gerencia de Entrenamiento y Desarrollo Empresarial

Número de personal técnico formado en el desarrollo de capacidades financieras.

Año 2020

Fuente:

BANDESAL estadisticas Gerencia de Entrenamiento y Desarrollo Empresarial

Asalariados

Asalariados

Número de comunicadores capacitados en temas de garantía de depósitos

Año 2019

Numero de ejecutivos bancarios capacitados en tema de garantía de depósitos

Año 2019

Fuente:

Informe de Evento de Divulgación IGD

Segmentos prioritarios

Comunidad

Educativa

Personas

Asalariadas

Personas Emprendedoras y

Empresarias de la MYPE

Tu ciclo de vida financiero

Sigue estos sencillos consejos para cada paso importante de tu vida

Conseguir tu primer empleo

Al tener tu primer salario producto de tu esfuerzo, la alegría que invade es muy grande y muchas veces se pierde de vista que es importante saber cómo administrar el dinero, ya habrás experimentado que cuesta ganarlo, hay sacrificios de por medio y también responsabilidades. Es necesario detenerse a pensar en la forma que se gastará el dinero, sobre todo si se desea independizarse, tener una familia o se está enfocando en alguna meta personal.

Consejo 1: Lograr una salud financiera positiva

¿Cómo lograrlo?

El primer paso es hacer un Presupuesto, esto te permitirá determinar:

  • ¿Cuánto son tus ingresos cada mes? (Debe abarcar salarios, bonos, remesas, comisiones, etc.)
  • ¿Cuánto son los gastos mensuales?, es importante clasificarlos entre fijos y variables.
  • Detallar las deudas.
  • Monto mensual destinado al ahorro.

En este momento observarás como estará tu situación financiera, debes ajustar tu nivel de gastos al nivel de ingresos que gozarás, si no es tu primer sueldo revisarás como están tus finanzas, algunas ocasiones te das cuenta de que gastas más de lo que ganas y por esa razón tienes deudas, si estás en esa situación lo importante es no decepcionarte sino tomar medidas, buscar nuevos ingresos es una opción, ajustar tu presupuesto y apegarte al mismo.

Debes tener en cuenta que muchas de las cosas que deseamos o necesitamos no las podemos tener al mismo tiempo, las necesidades probablemente son grandes y los recursos bajos, aquí está la importancia de priorizar tus metas y establecer tu plan de ahorro.

¡Recuerda! El ahorro no es el dinero del sueldo que te sobra después de pagar tus gastos, por el contrario, debes destinar una partida fija dentro de tu presupuesto a este rubro, esto te servirá para crear un fondo de emergencias, lograr tus metas o ahorrar para tu retiro.

Una persona puede adquirir bienes de dos maneras:  ahorrando o mediante un crédito; por lo tanto, es importante evaluar cual es la mejor opción, ya que la decisión entre el ahorro y el crédito es sólo una cuestión de tiempo y de visión a mediano y largo plazo.

Debes saber diferenciar entre la cultura del ahorro y la cultura de vivir por adelantado, es decir, no gastar lo que aún no se tiene.

Si ya llevas una buena administración de tu salario y ya cuentas con un ahorro, la buena noticia es que existen entidades financieras que te permiten hacer crecer tu dinero sin que este pierda su poder adquisitivo, ¿cómo?, mediante la inversión.

Debes tener claras tus metas y objetivos, esto te ayudará a proyectar tus finanzas, como resguardar tu patrimonio mediante seguros y cómo ahorrar para tu vejez cuando se acerque el retiro después de tu vida laboral.

Consejo 2: Planear tu futuro

La juventud se pasa rápido y cuando menos se siente, los años han transcurrido. Es por esa razón que es importante pensar como quieres vivir cuando tu vida laboral termine, reflexionar sobre el tema y no vivir solo el presente.

Si perteneces al sector formal de la economía y eres una persona asalariada sabrás que estas ahorrando para tu pensión, a través de tu Salario Base de Cotización y las aportaciones que se depositan en una Administradora de Fondos de Pensiones (AFP), actualmente existen dos en el mercado, la recomendación es que elijas la que te genera mayores rendimientos y que realices aportaciones voluntarias a tu cuenta individual de ahorro para pensiones, ya que a futuro con las aportaciones obligatorias no te será suficiente para vivir bien y mantener tu estilo de vida actual.

Adquirir un vehículo

Tener un vehículo en estos tiempos se ha vuelto más una necesidad que un simple deseo, en algunas ocasiones e incluso en los trabajos solicitan este requisito de movilidad.

Cuando se decide adquirir un vehículo existen muchos aspectos a tomar en cuenta costos, impuestos, seguros, forma de pago (a través de ahorros o vía financiamiento), lo importante es que todo se ajuste tomando en cuenta tus necesidades y por supuesto a tu presupuesto; por lo tanto, revisa la siguiente información que te será útil y te ayudará a no caer en algunas trampas.

Consejo 1: Primero es lo primero

Aunque tu necesidad o deseo por adquirir un vehículo sea muy grande, primero debes evaluar tu situación financiera o el costo-beneficio que obtendrás al comprar un vehículo vía financiamiento externo en el caso que no cuentes con ahorros suficientes, entonces:

  • Una de las primeras cosas en hacer es revisar tu presupuesto para determinar la capacidad de pago; es decir, el dinero disponible que tienes de tus ingresos después de cubrir todos tus gastos y la cantidad fija destinada al ahorro. Si adquieres el vehículo vía financiamiento, este será el monto máximo disponible para cubrir la cuota de pago del crédito.
  • Si la decisión de adquirir un vehículo es para cumplir un deseo, lo ideal es que elabores un plan de ahorro para comprarlo, así cumplir tu meta o bien ahorrar para pagar una buena prima.
  • Identifica tus necesidades de transporte y compara lo que gastas actualmente con lo que pagarías con la adquisición de un vehículo: gasolina, mantenimiento, estacionamiento y seguros. Tal vez ahora tengas el dinero suficiente para un modelo nuevo o para cubrir la cuota del crédito, pero no te alcance para darle mantenimiento.
  • Si adquieres un financiamiento, revisa todas las obligaciones que se deriven del mismo para que puedas disfrutar tu vehículo, también es importante comparar entre diferentes proveedores financieros para que elijas el mejor en cuanto a plazo, tasa de interés, entre otros aspectos.
  • Recuerda no adquirir deudas por un plazo que sobrepase la vida útil del bien a adquirir.

Consejo 2: Eligiendo un financiamiento

Si tu elección es adquirir un vehículo vía financiamiento tras evaluar el costo-beneficio, lo importante es que sepas elegir la mejor opción dependiendo de tus necesidades y posibilidades; para ello, debes investigar en el mercado que te conviene. Te explicamos algunas opciones de manera general, al elegir te recomendamos compares entre opción y los proveedores de cada una:

  • Financiamiento bancario: Existen diferentes opciones de créditos que ofrecen los bancos, entre créditos personales hasta créditos para vehículos, ten en cuenta todas las alternativas.
  • Financiamiento con el concesionario, no siempre es la mejor opción, pero está entre las posibilidades y suele ser una opción rápida y directa.
  • Arrendamiento financiero: consiste en que una persona o empresa propietaria de un vehículo pone a disposición de otra el bien, a cambio de una renta pagada periódicamente. Este financiamiento es útil para disponer de un auto si aún no puedes adquirirlo, ya que al finalizar el contrato tienes la opción de comprarlo en un precio inferior al mercado, participar de los beneficios de venderlo a un tercero o renovar tu contrato.
  • Con opciones creativas: puedes buscar casas publicitarias que te paguen por llevar rótulos en tu vehículo y así pagar la cuota del vehículo, de esta forma y a largo plazo el vehículo te puede salir hasta gratis, el único inconveniente es que llevarás anuncio a los laterales del vehículo.

 

El camino de la independencia

Muchas personas tienen este objetivo, terminar sus estudios, conseguir un trabajo estable y vivir solos. Esta decisión es crucial en la vida, pues no solo significa separarse de los padres, sino una responsabilidad económica que tendrás que asumir.

Consejo 1: Establecer una fecha

Durante el plazo antes de llegar a la fecha definida lo importante es que ahorres para afrontar los gastos que tendrás que asumir en un 100%, la ventaja de estar donde tus padres es que posiblemente no pagues todo; por ello, un plazo de 3 años pudiera ser recomendable para hacer un buen colchón.

Consejo 2: Toma el control de tus finanzas

Aunque parezca repetitivo, lo primero a realizar es un presupuesto que incluya todos tus ingresos, gastos, deudas actuales y proyectes los gastos que empezarás a tener para mantener tu nuevo estilo de vida. La idea es que te programes con todas las obligaciones que trae esta decisión y optimizar tus ingresos para lograr tus metas.

Adopta la cultura del ahorro en todo momento, luego que lo hagas, trata de hacer crecer tu dinero, existen diversas alternativas en el mercado que se pueden ajustar a tus necesidades.

Consejo 3: Ten un buen historial crediticio

Es importante tener una buena carta de presentación financiera, esto se logra a partir de tu historial crediticio, para que, al momento de solicitar un crédito o cualquier producto y servicio tanto financiero como no financiero, sea más fácil obtenerlo y te brinden mejores facilidades y condiciones en los financiamientos en cuanto a plazos, tasas, cuotas, primas, montos solicitados, etc. Es importante que si ya tienes créditos entonces cumplas de acuerdo con lo contratado, para que estos proveedores que pueden ser o no financieros reporten tus datos con un buen historial ante el buró de crédito. Si aún no tienes record crediticio una de las mejores formas de crearlo es contratando una tarjeta de crédito y usarla como un medio de pago y no para financiarse.

Consejo 4: Consejo final

Si ya estas listo para dar este paso no dejes de informarte de los temas de educación financiera para que puedas estar enterado de consejos prácticos que te faciliten el manejo de tus finanzas y con ello la administración de tu dinero, que te permita una mejora constante en tu calidad de vida.

 

Comprar tu casa

Comprar una casa probablemente es el sueño de algunos solteros y de las parejas o matrimonios, esta es una decisión que se debe pensar muy bien, pues el costo de adquirir el inmueble es elevado y no es algo que se pueda cambiar rápidamente; por lo que, es necesario estar muy convencido sobre aspectos como ubicación, la situación legal de la vivienda, la forma de financiamiento y por supuesto, tener bien ordenadas las finanzas. En cuanto a tus finanzas es necesario saber si tienes la capacidad de pago para cubrir una cuota de préstamo, volviendo nuevamente a revisar la super herramienta del “presupuesto”, posteriormente será importantísimo que busques diferentes ofertas de productos y servicios financieros para cumplir este objetivo, comparando entre diferentes proveedores de servicios financieros.

Consejo 1: Sobre el financiamiento

Normalmente una vivienda siempre se adquiere con un crédito hipotecario; es decir, un crédito donde la vivienda queda como garantía de pago para el acreedor en caso se dejara de cancelar, ya que son pocas las personas que tienen la capacidad de comprarlas al contado. Por esta razón es importante que tengas claro algunos términos que se utilizan cuando comienzas con este proceso:

  • Deudor: Es la persona que obtiene un crédito y que deberá pagar conforme las condiciones pactadas.
  • Acreedor: persona natural o jurídica que otorga el crédito (proveedor del crédito), normalmente es una entidad financiera.
  • Costo total del inmueble: Es el valor total que se negocia con el dueño/s de la vivienda.
  • Monto a financiarse: Corresponde al valor que la entidad financiera o proveedor del crédito te otorgará, en El Salvador generalmente es un porcentaje que oscila entre el 80% y 90% del costo total del inmueble, el cual es determinado por el acreedor y depende mucho de tu capacidad de pago.
  • Prima: Se refiere al monto que debes cubrir por el costo total del inmueble, básicamente es el porcentaje que la entidad financiera o proveedor del crédito no financia.
  • Plazo: Tiempo para pagar el crédito, generalmente entre 25 y 30 años en el caso de créditos hipotecarios.
  • Cuota: Pago periódico que te comprometes a cancelar con el fin de devolver el financiamiento que se otorgó, normalmente es una cuota mensual.
  • Tasa de interés: precio que la entidad financiera le cobrará a su cliente, por prestarle el dinero que solicita; es un índice que se expresa en forma de porcentaje fijo, variable o mixto. Esta tasa tiene dos presentaciones, la tasa nominal que es una tasa de referencia y la tasa efectiva, que es la que realmente pagas.
  • Comisiones: se refieren al importe que se cobra por un servicio adicional efectivamente prestado y que no sea inherente al producto o servicio contratado. El proveedor de servicio financiero debe cobrarlos siempre que hayan sido pactados en el contrato, por ejemplo: apertura del crédito, avalúo, entre otros.
  • Productos financieros asociados: en algunas ocasiones solicitan aperturar una cuenta corriente donde la institución cobrará cada mes el pago del crédito, también se encuentran los seguros de vida o de daños.
  • Gastos notariales: los cuales deberás pagar a un notario público por concepto de escrituración del bien, este servicio también lo ofrece el proveedor del crédito, pero es opcional, ya que tú puedes contratar tu propio abogado para realizar los trámites.
  • Aranceles: Son pagos que se deben realizar al estado para el registro legal de los documentos y se realizan ante el Centro Nacional de Registro (CNR). Si adquieres la casa a través de un crédito hipotecario, debes cancelar tanto la inscripción de hipoteca y el registro del contrato de compra -venta en dichas oficinas.
  • Impuesto: Por la compra de inmuebles arriba de $28,571.43 se debe cancelar ante las oficinas del Ministerio de Hacienda el impuesto a la transferencia de bienes raíces, el cual es el 3% sobre el exceso de $28,571.43, el cual es requisito para registrar el inmueble ante el CNR.

Al momento de seleccionar un crédito hipotecario, se debe hacer una investigación entre las instituciones financieras que lo ofrecen. Para determinar cuál es la mejor opción se debe comparar en iguales condiciones (monto de préstamo, prima si hubiere y plazo) la tasa de interés nominal y efectiva, tasa de comisión, cuota mensual a pagar y tasa de interés moratoria, la opción que refleje menor tasa por todos estos conceptos y la cuota más baja debería ser la elegida, siempre y cuando como se mencionó antes, se comparen en iguales condiciones.

 

Consejo 2: Al finalizar el pago del crédito

Tienes que tomar en cuenta lo siguiente:

  1. Cancelar la hipoteca, en un crédito hipotecario la casa queda en garantía ante la entidad financiera y se registra un gravamen para indicar que el inmueble se encuentra comprometido, la hipoteca como se indicó anteriormente se registra ante el CNR, por lo que allí mismo se debe liberar o cancelar la hipoteca.
  2. Contar con el dinero para pagar el trámite de cancelación de hipoteca, así como cancelar los honorarios del notario que realizará el proceso.
  3. Dar aviso por escrito al área de recursos humanos sobre la suspensión de orden de descuento, en caso lo realicen.
Contraer matrimonio o simplemente vivir en pareja

Si estás a punto de casarte, te decides a vivir en pareja o ya te encuentras en esas dos situaciones, deberás sentarte con tu pareja y pensar como deben manejar en adelante sus finanzas familiares, el dinero no es la felicidad, pero si ayuda a mantenerla, la buena administración del dinero permite vivir sin estrés y por lo tanto gozar una salud física y mental.

Consejo 1: Hacer un presupuesto familiar

Esto le permitirá tanto a tu pareja como a ti tener un panorama sobre la situación económica en la que se encontrarán, no solo deben contemplar gastos generales, sino todo sobre los que incurren individualmente actualmente, entre ellos entretenimiento, vestuario, transporte, contemplar deudas individuales que posean, entre otros, para evitar en el futuro desequilibrios financieros.

Consejo 2: Designar al responsable de cada gasto

Es muy importante valorar cada gasto y designar quién será el responsable de cubrirlo o como los distribuirán, tomando en cuenta que es muy probable que no ganen los mismo.

Consejo 3: Practicar el ahorro

Otro aspecto importante es practicar la cultura del ahorro ya que permitirá cumplir sueños de pareja como viajar, comprar bienes y aumentar su patrimonio, contar con un fondo de emergencia, vivir una vejez más tranquila, en fin, diversos objetivos para lo que tengan destinados sus ahorros.

Consejo 4: Contar con productos de prevención

Es necesario que evalúen la posibilidad de contar con algún seguro médico, de vida o de vivienda, ya que les permitirá estar protegidos ante una situación inesperada y esto ayudará que el impacto en sus finanzas familiares no sea tan alto si llegara a ocurrir un siniestro.

Consejo 5: Establecer metas claras

Esto les permitirá tener una visión del estilo de vida que desean gozar y de los objetivos financieros por cumplir.

Pensando en tener un hijo

La llegada de un hijo es una situación maravillosa y ya sea planeado o no debes tomar en cuenta que el nuevo integrante de la familia hará que aumenten los gastos, es por esa razón que debes prepararte para sobrellevar el impacto.

Consejo 1: Revisar el presupuesto

Es necesario hacer un presupuesto donde refleje tu situación actual y establezcas cual es tu resultado al confrontar ingresos con gastos. Se podrán dar los siguientes resultados:

  1. Ingresos iguales o menores que los gastos: tienes que tomar atención a todos los gastos que estas realizando y hacer ajustes, ya que tus finanzas se encuentran a tablas entre ingresos y gastos con tu vida actual o te encuentras financiando con deuda tu estilo de vida, lo que significa que no tienes los recursos disponibles para poder pagar los gastos del nuevo integrante de la familia.
  2. Tus ingresos son mayores a tus gastos: es la situación ideal ya que te permitirá afrontar los gastos del nuevo integrante, así como de imprevistos.

Una vez que estés consciente de la situación financiera familiar debes hacer el listado de los gastos necesarios desde la maternidad hasta que nazca, ya que hay gastos médicos, compra de artículos para el bebé, la ropa maternal de la madre, comida, hospitalización, entre otros gastos inesperados. Si estás planeando esta etapa lo importante es ahorrar, y si ya estás en ella, acomoda tu presupuesto y empieza con la cultura del ahorro si no la practicas.

Consejo 2: Se un ejemplo para tu hijo/a

Enséñale a tu hijo/a desde las primeras edades la buena administración del dinero ya que pronto se dará cuenta que las necesidades son bastantes y los recursos limitados, muchas veces no se puede tener todo lo que se desea al mismo tiempo; por ello, es importante que el pequeño pueda aprender a priorizar. En general platicarle sobre los siguientes aspectos:

  1. Ahorro y uso del dinero.
  2. Diferenciar entre necesidades y deseos.
  3. Presupuesto y uso de productos de crédito.
  4. Tarjetas de crédito como medio de pago.
  5. Los cajeros electrónicos no regalan dinero, el dinero es producto del esfuerzo.
  6. Solicitar apoyo en ahorro de recursos, agua, energía, cuido de artículos escolares y personales como zapatos.

Recuerda, si eres un padre o madre que gasta demasiado o se endeuda recurrentemente, algunos patrones son replicados por los hijos/as, por lo que es necesario que modifiques tu estilo de vida.

Consejo 3: Piensa en el futuro familiar

Es importante proteger a la familia ante eventos inesperados, por lo que, es necesario que pienses en adquirir un seguro de vida y/o médico-hospitalario que se adapte a tus necesidades y estar un poco preparado para ciertas eventualidades.

Imprevistos

Se refiere a situaciones no planeadas que pueden afectar tu situación financiera.

En El Salvador 7 de cada 10 personas no tienen la capacidad para afrontar imprevistos sin recurrir a endeudarse, por lo que es un escenario realmente complicado que puede ocasionar problemas económicos y es necesario que te prepares para no perder de vista tus objetivos.

Consejo 1: Prepararte para los imprevistos

La mejor forma de prepararse para los imprevistos en tu economía es tener un adecuado control de tus finanzas a través del presupuesto y tener en claro que ajustes realizar en caso de una emergencia; por otra parte, y como se ha venido comentando, se debe practicar la cultura del ahorro no solo para lograr metas, sino también para enfrentar imprevistos, también te sugerimos contrates seguros que puedan proteger a tu familia y bienes, de aquellos peligros que afrontamos día a día.

Consejo 2: Fondo de emergencia y seguros

Toma en cuenta que el fondo de emergencia se utiliza precisamente para cubrir determinados gastos en una situación inesperada, un riesgo para el que no puedas contratar probablemente un seguro, por ejemplo, la pérdida de un empleo.

Para calcular a cuánto debe ascender un fondo de emergencia existen varias opciones, una de ellas es calcular los gastos fijos mensuales de tu presupuesto que estén relacionados con necesidades, por ejemplo: pago de vivienda, agua, luz, alimentación, etc., luego de tener en claro este valor mensual, el fondo de emergencia debería estar representado por un monto equivalente de 3 a 6 meses de gastos fijos, que permita mantenerte en tranquilidad en el período de emergencia. Después de salir de la emergencia, es importante reponer el dinero para estar siempre preparado.

Otra alternativa es ahorrar de tus ingresos mensualmente el 10% para imprevistos, 5% para jubilación y 10% para inversión que comúnmente se suele sugerir, hasta completar una reserva de 3 a 6 meses de tus ingresos.

Para cubrir los gastos relacionados a un accidente, asegurar tus bienes, enfermedad o en caso de que fallezcas, lo ideal es que contrates un seguro.

La Jubilación

Es el momento en el que las personas se desligan de su vida laboral después de tantos años de trabajo. Es una etapa para descansar y lo ideal es que estés preparado para este momento que dejas de recibir los ingresos que normalmente se percibían mensualmente, lo importante es tener los suficientes ahorros tanto en tu pensión como en tus ahorros personales para seguir gozando de un estilo de vida igual o similar al que ya estabas acostumbrado.

Una pensión es la cantidad de dinero que recibirás mensualmente cuando te retires de tu vida laboral o en caso de que sufras una invalidez. Si falleces, tus beneficiarios serán quienes recibirán la pensión, siempre y cuando te encuentres afiliado al Sistema de Ahorro Previsional y hayas realizado las cotizaciones correspondientes.

¿Qué es el ahorro previsional?

Es el ahorro que se realiza durante la vida laboral para disponer de un ingreso durante la vejez, cuando se deje de trabajar o se reduzcan los ingresos laborales. Normalmente se realiza mediante aportaciones al sistema previsional.

Utilidad del ahorro previsional

Sirve para poder constituir un fondo que asegure o contribuya al cumplimiento de dos objetivos:

  1. Proporcionar un ingreso “suficiente” para satisfacer las necesidades básicas de los adultos mayores.
  2. Mantener el nivel de consumo al llegar a la edad de jubilación.

Cuando no existe dicho ahorro, usualmente se recurre a la “protección familiar”, pero lo ideal es no cargar más a la familia, sino que se prevenga abriendo una cuenta de ahorro para este fin.

El sistema de ahorro para pensiones en El Salvador

Actualmente, el sistema previsional salvadoreño está compuesto por dos subsistemas: el Sistema de Ahorro para Pensiones (SAP) y el Sistema de Pensiones Público (SPP), ambos regulados bajo la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones (Ley SAP)

  1. Sistema de Pensiones Público: La relación de pensionados por cada cotizante sigue incrementando, pues en un año (a agosto 2017) ha incrementado de 9.7 a 11.0 pensionados por cada cotizante aproximadamente. El incremento continuo de dicha relación se debe a que la reforma de 1996 creó un sistema transitorio de naturaleza cerrada (el SPP), es decir, que no permite nuevas afiliaciones, lo cual limita su financiamiento. Por ello, el Estado es responsable por Ley de cubrir el déficit de este sistema. Para cubrir estas necesidades, el Estado ha obtenido los recursos endeudándose a través de la emisión de Certificados de Inversión Previsional (CIP).
  2. Sistema de Ahorro para Pensiones: Las cotizaciones se realizan a un Fondo de Ahorro para Pensiones, y aportan tanto el empleado 7.25% de su salario, como el empleador 7.75% del salario de cada trabajador, sumando un total del 15%, los fondos son destinados a la cuenta individual de ahorro para pensiones (CIAP) en un 8%, el 2% es para gastos de comisión y seguro, y un 5% a la cuenta de garantía solidaria.

Requisitos para jubilación

  1. Haber cumplido 60 años de edad los hombres o 55 las mujeres, y un mínimo 25 años de cotizaciones.
  2. Cada 5 años un Comité Actuarial deberá revisar las variaciones en expectativa de vida, con el objeto de determinar la nueva edad de jubilación.
  3. La nueva edad no podrá ser inferior a la vigente, ni podrá ser superior en un año respecto de la edad vigente. La primera revisión será en el año 2021.

Mecanismos existentes para el ahorro previsional voluntario

La reforma a la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones incentiva el ahorro previsional voluntario por medio de productos que podrán ser ofrecidos por otras instituciones financieras. Estos podrán otorgar planes individuales contratados por una persona natural, los cuales no serán gravables (si los fondos no se retiran antes de 5 años).

Consejos para el retiro

  1. Primero que nada, infórmate y conoce más sobre cómo funciona el sistema de ahorro para pensiones con la reforma a la Ley SAP aprobada en 2017, mediante Decreto Legislativo No. 787.
  2. Revisa tu estado de cuenta. Puedes solicitarlo hasta un máximo de 6 veces en un año, a la administradora de fondos de pensiones (AFP) en la que te encuentres afiliado, y verificar el total de dinero ahorrado, movimientos registrados en su CIAP, rentabilidad, el valor de las cuotas, entre otra información. ¡Ya puedes hacerlo en línea!
  3. Actualmente se encuentran disponibles diferentes servicios en línea para verificar sus aportes y consultar el Estado de Cuenta; así mismo puedes solicitar a las AFP la proyección de tu futura pensión, para conocer cuál será el monto de tu pensión y cuánto saldo necesitas tener en tu cuenta para lograr tu pensión deseada.
  4. Ahorra voluntariamente para tu retiro en algún “Fondo de Ahorro Previsional Voluntario”, que se encuentre debidamente autorizado en una institución financiera supervisada por la Superintendencia del Sistema Financiero, ya que si destinas un poco de tus ingresos a este tipo de ahorro puede servirte para aumentar el monto de tu pensión. Este ahorro lo puedes hacer a través de los productos ofrecidos por las Instituciones Financieras, mediante planes individuales contratados por una persona natural, los cuales no serán gravables (si los fondos no se retiran antes de 5 años) según lo establecido en el Art. 149-F de la Ley SAP.
  5. Para realizar el ahorro voluntario debes conocer tus ingresos y gastos. Esto te permitirá hacer una mejor planificación en tu presupuesto y así destinar una parte para el ahorro previsional acorde a tus posibilidades.
  6. Debemos de tener en cuenta que durante el retiro, dejamos de generar ingresos regulares por el trabajo; por eso es importante que identifiques las necesidades que se tendrán para el retiro y en base a estas, fijar metas que te permitan cubrir con dichas necesidades y vivir más tranquilos.
  7.  Al realizar ahorro previsional voluntario, puedes iniciar haciéndolo con montos pequeños, que posteriormente con la constancia y el tiempo, se volverán un hábito que permitirá ir incrementando gradualmente el monto de las aportaciones.
  8. Ten una visión a futuro, esto implica encaminar las acciones presentes hacia objetivos o metas deseables a mediano y largo plazo, no lo veas como un sacrificio, sino como una prevención a futuro.
  9. Evalúa en cual AFP depositas tus ahorros para el retiro, debes considerar algunos aspectos tales como, cuál te ofrece mejores rendimientos y cuál te cobra menos comisiones.
  10. Si eres trabajador independiente, el SAP te permite afiliarte y cotizar para gozar de los beneficios que ofrece la Ley SAP. Otra opción es el ahorro previsional voluntario.
  11. En caso de dudas o consultas puede hacerlas al Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos (INPEP), a la AFP en la que se encuentre afiliado o a la Superintendencia del Sistema Financiero, quiénes te brindarán información referente al tema de Pensiones.

Claves del éxito financiero

Ahorro

Presupuesto

Inversión

Manejo de crédito

Contenido Interactivo

Juegos

Materiales

Entrevistas

Sitios de interés